LES VOY A CONTAR UN CUENTO

EL FLAUTISTA DE HAMELÍN

Érase una vez …… el pueblo de Hamelín que vivía atestado por las ratas y su alcalde para resolver el problema publicó un Real Decreto incentivando con mil Florines a quién diera con la solución. Acudió un Flautista, el cual al hacer sonar una Flauta, consiguió que todas las ratas de la ciudad frenéticamente le siguieran al cauce de un caudaloso río consiguiendo ahogarlas en el agua del río.

Al volver al pueblo de Hamelín, el alcalde publicó otro Real Decreto cambiando las condiciones de lo que se acordó y por supuesto le negaron los mil Florines al pobre Flautista.

¿Les Suena este Cuento?

El truco consiste en seguir los pasos del estafador alcalde de Hamelín.

Primero. Un Gobierno como por ejemplo el Español, tiene un problema. Se me viene ahora a la cabeza: “la dependencia energética del exterior” dependencia del suministro de energía primaria: petróleo y gas natural que se producen en países tan serios como ellos: Irak, Irán, Argelia, Egipto, Venezuela …. Ejemplos de seriedad política.

Segundo. Deciden llamar a unos Flautistas para que con sus Flautas mágicas resuelvan el problema. Así que miles de pequeños, medianos y grandes inversores de toda variedad deciden invertir en España en Energías Renovables al amparo de un Real Decreto que por cierto lleva la firma del Monarca. Prometiendo Miles de Florines a los incautos flautistas que se creyeron el cuento de invertir en tecnologías verdes cuya energía primaria (viento y sol principalmente) tiene y por cierto mucha España. Así nació el RD 436/2004.

Tercero. Se dieron cuenta de que cuantos más flautistas llegaban, más subía el PIB del país. Así que alentaron la llegada de más flautistas con el Real Decreto 661/2007. Llegaron a cumplir los objetivos marcados por su propia planificación pero si interrumpían la llegada de flautistas ya no entraba más dinero. Así que ¿Quién dijo miedo? y las Comunidades Autónomas comenzaron a dar más y más autorizaciones administrativas para hacer sonar más y más flautas mágicas.

El final del cuento, el que os podréis imaginar. A la hora de pagar los florines prometidos, deciden DEROGAR toda la legislación vigente y prometen a lo José Mota ….. Hoy no! Mañaaaana …. Han pasado 7 meses sin legislación y se cobra a cuenta (deberían decir A CUENTA DEL CUENTO) …. Os adelanto que imitarán al alcalde de Hamelín. De los Florines….. Nada de lo prometido.

Y si les dijera que esto es una práctica habitual de los gobiernos poco serios hasta tal punto que dos Premios Nobel de Economía del 2004, Finn Kydland y Ed Prescott, lo estudiaron y analizaron, incluso llegaron a darle un nombre muy político: “ Inconsistencia Temporal”.

Lo malo de este cuento es ser el Flautista…….
¿Sabrán como acaba el cuento?

Víctor Fernández
Flautista de las Renovables.
victor.fernandez@goldenenergy.es

Un pensamiento en “LES VOY A CONTAR UN CUENTO

  1. Muy bueno, muy ingenioso; pero las ratas ya les han entrado en casa y tendrán que recular, aunque les de vergúenza aquí y afuera que les destapen los chanchullos y que se vea su vasta ignorancia e ineptitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*